Pages Navigation Menu

News for Southeastern Arizona, provided by the University of Arizona School of Journalism

Justicia en el horizonte para los estudios mexicoamericanos

Un grupo de participantes en la manifestación se alinea mostrando sus carteles contra la ley HB2281 el lunes 26 de junio de 2017. Foto: Cortesía de Simon Asher / Daily Wildcat.

Curtis Acosta estaba preocupado.

Un maestro de inglés en Tucson High School, notó una tendencia inquietante. El índice de deserción escolar de los estudiantes latinos era más alto que el de sus otros compañeros.  Él sabía que ellos eran capaces. Pero por alguna razón, carecían del apetito académico. .

Entonces, convocó una reunión con compañeros docentes del Distrito Escolar Unificado de Tucson (TUSD por sus siglas en inglés) para diseñar un nuevo plan de estudios, uno que inculcaría el orgullo académico al enseñar la cultura latinoamericana a través de la literatura, la historia, el gobierno y el arte.

En el otoño de 1998, los Estudios mexicoamericanos (MAS) comenzaron en Tucson High. Las clases rápidamente se arraigaron en la identidad cultural del estudiante. Los resultados de exámenes mejoraron. Las tasas de deserción escolar disminuyeron.

No pasó mucho tiempo antes de que comenzaran los problemas, primero desde adentro de la escuela y poco después por parte de los políticos de derecha del estado.

La oposición pública creció cuando el superintendente de la escuela estatal y un senador estatal recurrieron al racismo latente para eliminar el programa y avanzar en sus propias carreras políticas.

Oposición inicial

Antes de que la Legislatura estatal  se preocupara por el programa de estudios étnicos, los oficiales de TUSD lo revisaron.

“Hubo la impresión  de que no éramos rigurosos o no estábamos alineados con los estándares, información errónea como esa”, dijo Acosta. Después de que los funcionarios de TUSD evaluaron el programa, se calmaron.

“Creo que la gente de Investigación y Responsabilidad de TUSD en realidad se disculparon con nuestro director por haber comentado que nosotros no estábamos haciendo algo que fuera académicamente desafiante o riguroso”, agregó Acosta.

Antes de su cierre en 2010, alrededor de 1,300 estudiantes se matricularon en 21 clases en  secundarias y preparatorias de todo el distrito. El programa redujo la tasa de deserción escolar de la mayoría de los estudiantes latinos  de 8.4 por ciento a un  2 por ciento.

Kim Domínguez comenzó en el programa en el otoño de 2001.

“Pensé que sonaba interesante aprender sobre la historia desde una perspectiva cultural”, dijo Domínguez. “Realmente me infundió un orgullo por ser chicana”.

El programa funcionó con normalidad durante años hasta que le llegó la noticia a Tom Horne, el superintendente estatal, de que la activista Dolores Huerta habló con los estudiantes de Tucson High en la primavera de 2006.

Curtis Acosta en la foto (extremo derecho) con otros docente de MAS. Foto: Cortesía de Richard Martinez.

Tres de sus palabras molestaron a Horne. “Los republicanos odian a los latinos”. Desde ese momento, Horne  fue tras el programa sin descanso alguno.

Un mes después, envió a su superintendente adjunta, Margaret Dugan, una republicana latina, para dar un discurso a los estudiantes y así dejar las cosas claras a los republicanos.

Antes de llegar a la secundaria Tucson High, Dugan rechazó las solicitudes de los estudiantes para hacer una sesión de preguntas y respuestas. Eso no resulto en algo bueno. Los estudiantes sellaron sus labios con cinta adhesiva y le dieron la espalda. Algunos salieron, con los puños en alto en señal de protesta.

Sus acciones enfurecieron a Horne, quien estaba presente. El apogeo de su indignación llegó al público en forma de una carta, y convocó una conferencia de prensa para entregar su mensaje. Él atribuyó que el trato a Dugan fue causa de  las enseñanzas radicales del programa MAS.

Los estudiantes, comentó, actuaron “de forma grosera y desafiaron a la autoridad”. Para Horne, el programa es  culpable de promover la solidaridad racial sobre el individualismo y el “chovinismo étnico destructivo”. Por ende, incitó al público a que lo ayudaran a eliminar el programa.

By Gage Skidmore, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=17310168

Tom Horne en el Desfile del Día de los Veteranos 2011 en Phoenix, Arizona. Foto: tomada por Gage Skidmore el 11 de noviembre de 2011.

“Puedo usar mi púlpito para sacar los hechos, pero solo ustedes pueden realizar los cambios”, escribió.

TUSD no actuó según las quejas de Horne. Las clases continuaron. Sin embargo, la hostilidad de Horne distrajo a Acosta y sus alumnos.

“Nos acostumbramos a ver a Horne en el periodo de campaña, usándonos como una piñata que podía golpear, con el propósito de alentar a la gente a que votaran por él, incitando al miedo”, recalcó Acosta. “Creo que obtuvimos una buena racha, y pudimos utilizar todos nuestros talentos para seguir adelante incluso en los momentos más controvertidos”.

Aquellos momentos de gran disputa

Horne no retrocedió. A lo largo de 2007, continuó su cruzada contra el programa. Dio dos discursos a la Legislatura estatal expresando su oposición. En un discurso ante el Comité Senatorial de Rendición de Cuentas y Reforma Educativa, los ataques de Horne llamaron la atención de prominentes republicanos, incluido el Senador John Huppenthal, presidente del comité.

El senador de Arizona Russell Pearce, quien más tarde redactó la ley SB 1070, una de las leyes más severas contra la inmigración en ese entonces, se unió rápidamente. Añadió una enmienda para disolver el programa de estudios étnicos de TUSD a un proyecto de ley del Senado no relacionado en el 2008. No fue aprobado.

El siguiente año , Horne redactó su propio proyecto de ley ley. El senador Jonathan Paton lo presentó. Horne tenía como objetivo ciertos programas, , específicamente los que “están diseñados principalmente para alumnos de un grupo étnico en particular” o “los que promueven la solidaridad étnica en lugar del trato de los alumnos como individuos”. También fracasó.

Él no había terminado todavía. Horne se postuló como procurador general del estado y Huppenthal se alineó para reemplazarlo como superintendente. Su siguiente paso se convirtió en la ley HB 2281, un proyecto de ley que se asemeja a los intentos previos de Horne. Éste fue aprobado.

Fue firmado el 11 de mayo de 2010 por la gobernadora Jan Brewer, 20 días después de que firmó la infame ley SB 1070. El representante Steve Montenegro presentó el proyecto de ley porque, según Horne, “el hecho de que era hispano era una ventaja”. El proyecto de ley prohíbe explícitamente cualquier curso o clase que promueva el derrocamiento del gobierno de los EE. UU., o que promueva resentimiento hacia una raza o clase de personas, o que está diseñado para alumnos de un grupo étnico en particular o defiende la solidaridad étnica en su lugar del trato de los alumnos como individuos.

Huppenthal defendió el proyecto de ley en el Senado. Lo modificó con éxito para retrasar la fecha de entrada en vigor hasta el 1 de enero de 2011, cuando creyó que se convertiría en superintendente, y agregó la autoridad pertinente a esa oficina.

Durante este tiempo, la campaña de Huppenthal se hizo recalcó el sentimientalismo anti-latino del proyecto de ley. Gastó $40,000 en anuncios de radio que indicaban su intención de “detener a La Raza” si era elegido.

Horne hizo referencia a su batalla contra el programa MAS en su propia campaña. Un video en el sitio web de su campaña lo presentaba diciendo: “Luché mucho para que la legislatura apruebe una ley para poder detener [el programa Raza Studies]. Y como procurador general, prestaré asistencia legal al Departamento de Educación para asegurarme de ponerle un alto esto”.

En todo este tiempo, Horne nunca visitó una clase de MAS. Él nunca había hablado con estudiantes o maestros; Horne derivó su opinión únicamente de muestras del plan de estudios.

Un arma de $ 15 millones en su cabeza

El día después de la aprobación del proyecto de ley, 150 personas, en su mayoría estudiantes, caminaron hacia el centro de la ciudad para protestar por una conferencia entre Horne y funcionarios de TUSD. Los funcionarios de TUSD cancelaron la reunión, alegando que Horne la había convertido en un espectáculo político. Horne vino de todos modos.

Dio una conferencia de prensa dentro del edificio de la oficina estatal y negó las acusaciones de TUSD. Después, llegaron los manifestantes. Al enterarse de que Horne se había ido, organizaron una sentada para exigirle que regresara. Quince personas fueron arrestadas. Pero Horne nunca regresó.

La primera apelación de la ley HB 2281 se presentó el 18 de octubre de 2010. Los estudiantes y sus padres argumentaron que la ley de Horne quebrantó los derechos de la primera y decimocuarta enmienda  de los estudiantes. Fueron representados por el abogado local de derechos civiles Richard Martinez. Él había estado al tanto de esta controversia desde los primeros años del programa y había sido miembro de la Junta Asesora de la Comunidad del programa desde su creación. Uno de sus hijos era especialista en currículo para MAS. Él monitoreó la controversia a medida que crecía, hasta la aprobación de la ley, antes de unirse a la batalla legal.

En ese momento, Huppenthal estaba a un mes de ser elegido como superintendente. Sin que el público se diera cuenta, pasaba su tiempo publicando anónimamente en línea. Usando los seudónimos Falcon9 y Tucídides, criticó al programa MAS y subió comentarios anti-latinos en blogs políticos de derecha.

El 14 de diciembre de 2010, escribió: “No a las estaciones de radio en español, no a la publicidad de carteleras en español, no a las estaciones de televisión en español ni periódicos en español”. Esto es América, se habla inglés “. Durante cuatro años, continuó publicando contenido despectivo hasta que KPNX, una estación de televisión de Phoenix, hizo pública su conducta.

El 30 de diciembre de 2010, su último día como superintendente, Horne se dio cuenta que el programa MAS estaba quebrantando la ley. Le otorgó a TUSD 60 días para que el programa cumpliera con los requisitos después del 1 de enero de 2011, día en que la ley entró oficialmente en vigencia. Si no cumplían con esto, el Departamento de Educación de Arizona (ADE) retendría el 10 por ciento de sus fondos, por un total de $ 15 millones.

Dos días después, Huppenthal relevó a Horne como superintendente estatal. Al día siguiente, expresó su apoyo hacia Horne para disolver el programa de MAS en un comunicado de prensa.

Él encargó a Cambium Learning, Inc., una compañía de apoyo educativo independiente, a que audite el programa MAS para determinar cualquier infracción a la ley.

Los auditores analizaron el currículo del curso, las estadísticas de TUSD y las aulas visitadas para obtener el testimonio de una variedad de personas involucradas en la escuela/programa. En mayo de 2011, descubrió que el programa no solo mejoró los logros de los estudiantes, sino que también  había evidencia que sugería que la ley no estaba siendo quebrantada.

Huppenthal rechazó los hallazgos. Citó la falta de pruebas concluyentes y luego encargó su propio equipo de inspección.

Su equipo revisó el plan de estudios del curso, pero nunca asistió a una clase, ni habló con un maestro. En menos de un mes, su equipo concluyó, basándose únicamente en la revisión de los materiales del curso, que el programa no cumplía con los requisitos.

TUSD impugnó los hallazgos de Huppenthal en la Oficina de Audiencias Administrativas de Arizona ese verano. Pero en diciembre, el juez federal de derecho administrativo Lewis Kowal falló a favor de Huppenthal, al encontrar “una o más clases diseñadas principalmente para un grupo étnico, que promovían el resentimiento racial y defendía  la solidaridad étnica”. Huppenthal retuvo fondos del distrito y reclamó remoción del material de instrucción de MAS en todas las clases.

Con un arma de $ 15 millones en su cabeza, el consejo escolar votó 4-1 para finalizar el programa el 10 de enero de 2012.

“Esa fue la parte agridulce, el haber perdido la disputa”, dijo Acosta. “Simplemente no frotas una lámpara de genio para traerlo  de vuelta, por lo que hay un dolor real y una pérdida real. Hubo un sacrificio real que sucedió debido a este horrible momento de racismo y discriminación en un programa de educación “.

Dos semanas después de que se finalizó el programa, cientos de estudiantes de Wakefield Middle School, Cholla High School, Pueblo High School y Tucson High School organizaron una huelga de clases en protesta.

Para Acosta, el activismo de los estudiantes  confirmó la convicción de los estudiantes en el programa.

“Fue inspirador”, dijo Acosta. “Creo que la mayoría de nosotros podemos recordar una de nuestras clases favoritas en la preparatoria ¿verdad? Ahora pensemos, ¿estarían dispuestos a ser arrestados para asegurarse de que esa clase permanezca? Todo el trabajo de nuestros estudiantes, toda la creatividad que tuvieron, la desobediencia civil y las protestas sin violencia, fueron testimonio de lo que significaban estas clases para nuestros estudiantes, que eran vitales para sus vidas y el futuro de esta comunidad “.

Justicia para los estudios mexicoamericanos

Un año después, un tribunal del distrito federal confirmó el proyecto de ley de Horne. Pero el el juez de primera instancia de los Estados Unidos, A. Wallace Tashima, insinuó la presencia de discriminación racial.

“Este enfoque único en la terminación del programa MAS (estudios mexicoamericanos), junto con la decisión de Horne de no emitir conclusiones contra otros programas de estudios étnicos, esto da la impresión  de una intención discriminatoria”, concluyó el juez Tashima.

La ley no se consideró discriminatoria, pero aún podría considerarse inconstitucional si se demuestra que la ley se promulgó contra el programa con un propósito discriminatorio. La pregunta era si Huppenthal y Horne estaban motivados por el racismo.

En 2015, él y los estudiantes apelaron la decisión del tribunal de distrito. Un panel de jueces lo revisó y estuvo de acuerdo con la decisión de que la ley no era discriminatoria. Sin embargo, el panel remitió las reclamaciones de igualdad de protección y discriminación del punto de vista del demandante al tribunal de distrito para procedimientos adicionales.

Dos años más tarde, Noah Gonzalez, y su padre, Jesús González, también representado por Martínez, interpusieron un caso contra Diane Douglas, la nueva superintendente. El juez Tashima escuchó el caso en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. en Tucson. El tribunal evaluó las reclamaciones de la Primera y Decimocuarta Enmienda del demandante.

El tribunal identificó que el programa de TUSD era el único objetivo del esfuerzo legislativo de Horne y Huppenthal. Los acusados ​​reconocieron que el estatuto solo se aplicaba al programa MAS, aun así, cuando se identificaron otros dos programas de estudios étnicos.

Además, el 90 por ciento de los estudiantes en el programa MAS eran latinos, y el 60 por ciento de los estudiantes de TUSD eran latinos. La corte encontró que la promulgación de la ley tuvo un “impacto desproporcionado en los estudiantes mexicoamericanos y otros estudiantes hispanos”.

El tribunal también reconoció que tanto Horne como Huppenthal hicieron referencia a su oposición al programa en sus campañas para convertirse en fiscal general del estado y superintendente estatal.

Las publicaciones de blog con motivos raciales por parte de Huppenthal fueron más indicativas de su motivación para eliminar el programa MAS. El tribunal reconoció que Huppenthal publicó los comentarios al mismo tiempo que la Legislatura aprobó el proyecto de ley de Horne.

La defensa argumentó que los comentarios privados de Huppenthal “no reflejan las razones públicas para tomar medidas contra el programa MAS de la escuela TUSD”. El tribunal refutó este reclamo, afirmando que el uso de anonimato de Huppenthal mostró su sentimiento de culpa. Si Huppenthal hubiera sentido que sus comentarios eran apropiados, no habría usado seudónimos en línea.

El 22 de agosto de 2017, el tribunal determinó que el estatuto fue promulgado con intención discriminatoria, violando los derechos de la Primera y Decimocuarta Enmienda del demandante. El tribunal declaró que “los demandantes han probado su reclamo de la Primera Enmienda al demostrar que ningún objetivo pedagógico legítimo motivó la promulgación y aplicación de A.R.S. 15-112 contra el programa MAS”.

Acosta estaba orgulloso del esfuerzo de la comunidad. “Me alegro de que hayamos obtenido la victoria porque nos costó mucho sacrificio y mucho estrés”, explicó el Dr. Acosta. “Es un buen momento histórico, eso es seguro”.

El tribunal aún tiene que resolver un remedio.

La defensa antiamericana

Durante la campaña, Huppenthal y Horne frecuentemente se refirieron al plan de estudios de MAS como “antiamericano” y otras palabras clave para describir el programa como peligroso o desalineado con los estándares educativos. Las palabras clave son definidas por el tribunal como palabras que “envían un mensaje claro y llevan el tono distintivo de motivaciones e implicaciones raciales” al “transmitir el mensaje de que los miembros de una raza en particular están desfavorecidos”.

Richard Martinez (derecha) sentado al lado del miembro de la Junta Escolar de TUSD, Mark Stegeman. Foto: Cortesía de Richard Martinez.

Además de “antiamericano”, utilizaron otras palabras clave, como “radical” y “comunista”, para describir el programa de manera negativa a los votantes conservadores. El tribunal reconoció que estas palabras clave fueron efectivas porque se aprovecharon de la preocupación popular sobre los asuntos de inmigración y sobre la “mexicanización del estado”.

Richard Martínez dijo que el caso planteó la pregunta de qué significa realmente ser un “estadounidense”.

“La cuestión de la blancura, el privilegio de los angloamericanos , o en defensa de la blancura, fue central en nuestro caso”, dijo Martínez. “En lo que tienes, y creo que la evidencia establecida de manera muy concluyente, tenías actores estatales, los cuales eran superintendentes estatales de educación, que veían el programa MAS a través de esta lupa angloamericana.

“Para ellos, la lupa angloamericana se traducía a Estados Unidos, o era estadounidense”, continuó. “Cuando están en defensa de la blancura, han equiparado esta noción de blancura con lo que significa ser estadounidense, lo que significa actuar como estadounidense, y lo que significa demostrar su compromiso de ser estadounidense”.

Para evidencia de esta “lente blanca”, Martínez apuntó a una sección de la carta de Horne de 2007, en la que Horne hacía referencia a la manera en la que un libro de texto del programa MAS retrataba la Batalla del Álamo.

Horne había señalado una cita de Occupied America por Rodolfo Acuna: “Los tejanos nunca se habían enfrentado al hecho de que los mexicanos habían ganado en El Álamo”. Afirmó que era “extraño” escuchar un libro de texto estadounidense que retrataba la Batalla del Álamo. desde la perspectiva mexicana. Este concepto de “currículo estadounidense” contribuyó a la difusión de la información errónea sobre el programa, dijo Martínez.

“Terminamos con este punto de vista muy distorsionado sobre cómo este plan de estudios no es estadounidense”, dijo Martínez. “Hace muchas cosas que se consideran antiamericanas. Enseña la historia de los mexicanoamericanos en los Estados Unidos, enseña la historia de México y de los Estados Unidos. MAS estaba desarrollándose  gracias a los trabajos de diferentes investigadores en todo el país, para así enseñar una historia mucho más completa y precisa de nuestro país “.

Huppenthal dejó su cargo en 2014. Después de la decisión más reciente, escribió una carta al Arizona Daily Star, afirmando que no era racista, y que sus publicaciones en el blog criticaban al MAS y no a los hispanoamericanos. Horne trabaja para un bufete jurídico de construcción.

Acosta ahora es profesor en la Universidad de Arizona-Sur. Tiene sentimientos agridulces por la pérdida del programa.

“Es una historia maravillosa, con momentos tristes. Uno de esos momentos para mí es, cuando reflexionas, ¿qué hubiera pasado si realmente tuviéramos apoyo? “, Dijo Acosta. “Hicimos todo este trabajo bajo coacción. Hicimos todo este trabajo cuando la gente nos cabildeaba con odio.

“En un escenario soñado, que es para lo que estamos trabajando, estos programas son compatibles de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, como lo era el nuestro, porque el nuestro era de base”, continuó. “Obtuvimos los éxitos desde la cima. Sería fascinante ver los resultados. Sería mucho mejor de lo que incluso llevamos a cabo “.

CJ D’Innocente es periodista de Arizona Sonora News, un servicio de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Arizona. Lo puede contactar en christopherd@email.arizona.edu

Haga clic aquí para ver una versión de Word de esta historia y fotos de alta resolución.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *