Pages Navigation Menu

News for Southeastern Arizona, provided by the University of Arizona School of Journalism

El árbol de rosas más grande del mundo puede ser tuyo por $1.6 millones

 

Burt y Dorothy Devere se sientan bajo el arbusto rosa más grande del mundo. Foto por Jireh Jimenez

Traducido por: Vanessa Ponce Ayala

El Lady Banksia Rose. El árbol de rosas más grande del mundo. Miles de floraciones cada primavera. Suyo por $1.6 millones.

El Shady Lady – etiquetada por Guinness como el árbol de rosas más grande del mundo – está a la venta.

Un árbol de este tamaño toma trabajo, especialmente para una pareja mayor. Burt y Dorothy Devere han llegado a una decisión difícil: vender la propiedad que siempre ha estado en la familia a alguien que no es familia.

“El problema es que la próxima generación de nuestra familia vive en otro lugar. Todos ellos tienen carreras y no están cerca de jubilarse”, comentó Burt.

La propiedad incluye el Museo de árbol de rosas, junto con sus artefactos, y el árbol de rosas en sí. La pareja se ha encargado del árbol durante 25 años en su jubilación y “nunca han trabajado tan duro” para preservar.

El rosal estará aquí, y nosotros estaremos aquí. Pero ya no le hacemos justicia a los rosales. Hay alrededor de 15 personas en el mundo que están dispuestos a comprarlo. Es muy difícil de encontrarlo”, manifestó Burt.

El árbol ha sido el centro de su atención durante un cuarto de siglo. Las bodas, las fiestas de cumpleaños y el festival anual de rosas han estado al abrigo de los Deveres. Esta decisión fue para el mejoramiento tanto del árbol como de Burt y Dorothy. El árbol era más grande que ellos.

Pero no siempre eran largas ramas, rosas y fiestas.

La historia detrás de una vez arbusto es como Tom Brady saliendo del banquillo para ganar el Super Bowl. Como un niño alto recibe el gen recesivo de sus padres bajos. Al igual que un vagabundo gana el premio mayor.

No debió haber crecido así.

De un vista de la calle el árbol no se encuentra en ninguna parte. Está rodeado por un edificio de ladrillo color rosa claro con escalones de madera. Cualquiera que no haya visto el árbol no tiene ni idea de que está allí. Es el punto débil de Tombstone. El pueblo de armas, cerveza y caballos.

El Museo vende recortes del árbol por $15.

En medio de la locura de los falsos tiroteos y vaqueros prospera el rosal más fuerte que cualquier bala de la pistola de un vaquero. El Lady Banksia Rose, en la esquina de las calles Fourth y Toughnut, se arraiga a un tiempo tan antiguo como el de Tombstone.

La historia muestra que el árbol fue plantado en la primavera de 1885 por una joven novia llamada Mary Gee de Escocia. En ese momento, la propiedad era una pensión. Amelia Adamson, la mujer a cargo, formó un vínculo con Gee. Gee había recibido una caja de arbustos y ramas de Lady Banksia Rose de Escocia. Tanto Gee como Adamson plantaron el árbol en el patio y ha crecido sus ramas para dar la bienvenida a los turistas de Tombstone durante más de un siglo. Sin embargo, fue El Lady Banksia Rose cuya fuerza y ​​valor dejaron que el árbol sea lo que es hoy.

Alice y Cris Robertson se mudaron a Tombstone en 1880. Y en 1881, Ethel Robertson (La Señora de la Rosa) nació. Tras la muerte de su madre y el asesinato de su padre, Ethel fue dejada a cargo para criar a cuatro hermanos en su casa. Ella fue dotada con escritura a mano neto, que la llevaron a ser una de las primeras mujeres para ser empleada por el palacio de justicia del condado de Cochise como encargada del registro.

En 1904, Ethel se casó con Herbert Macia, un ingeniero de minería de Tombstone Consolidated Mining Company. A través de los años trabajó como historiadora para el Hogar de Niños de Arizona en la Universidad de Arizona a la cual asistió.

La hija más joven de Ethel, Jeanne Macia, y su esposo Burton Devere compraron la propiedad en 1941 convirtiendo la propiedad  y antigua casa de huéspedes su hogar. Y en 1964, La Señora de la Rosa falleció. Desde su muerte, la familia Devere decidió convertir la antigua pensión en un museo en su honor.

La Lady Bankia Rose Bush se extiende sobre 8,000 pies cuadrados.

Ahora, Burt y Dorothy Devere. Para ellos, no es sólo el rosal más grande del mundo. Ha sido un hogar a su familia por generaciones. Es la razón por la que su historia familiar es tan rica. Es por los 8,000 pies cuadrados de ramas que el árbol genealógico alcanza tan lejos. El rosal no es sólo un arbusto que ha estado en su familia durante 132 años.

“Es un miembro de la familia”, aclaró Burt.

Dorthy añadió: “Ha sido un hogar para nosotros durante muchos años”.

Durante 132 años, no ha dejado de florecer. El árbol da y nunca toma. Bendice y no jacta. No por sus rosas blancas, olores y recortes, sino por un extraño efecto indirecto que proporciona como una lluvia monzónica en Arizona. Todo esto por ser el arbusto de rosas más grande del mundo.

Burt y Dorothy celebran el árbol con su festival anual de rosas. El lado más sutil de Tombstone florece alrededor de Pascua, cada año. El dinero recaudado consolida becas para el Distrito Escolar Unificado de  Tombstone y otras organizaciones benéficas. La pareja abre el museo para bodas y otros eventos, incluyendo el padre de su amigo, quien celebró su 100º  cumpleaños con el árbol.

“Ha sido parte de esta comunidad por tanto tiempo. Está grabado en piedra en Tombstone. ”

¿Cuál es el secreto de su crecimiento prolongado? El sistema de pozo negro de Tombstone. Las raíces de los árboles durante estos años crecieron lo suficiente en el sistema de sumideros de Tombstone antes de que la ciudad construyera un moderno sistema de alcantarillado.

“Nunca lo fertilizamos hasta hace sólo unos años con lodo de Tucson. Pero realmente pensamos que las raíces alcanzaron lo suficiente como para obtener su fertilizante del pozo”.

Otro secreto de la Shady Lady, como le llama Dorothy, son las paredes que la rodean.

“Siempre ha estado rodeada de edificios”, comentó Burt.

“Siempre ha estado protegida del clima y del viento. No se pone tan frío aquí. Había otro rosal al otro lado de la calle. El viento lo rompió por la mitad.”

Jeremy Dolphin es el guardián del árbol. Su responsabilidad No. 1 es mantener el árbol sano. Él se encarga de el todos los días y lo prepara para la floración de las rosas en el festival de rosas cada primavera.

“Regarlo, recórtalo, fertilizarlo”, manifestó.

“La regla número uno es no recortar el árbol cuando florece. Si lo haces, lo sorprenderás, morirá y me despedirán.”

La siguiente persona para mantener el árbol tendrá una gran responsabilidad . El árbol que ha producido 132 años de rosas no planea parar ahora. A pesar de que no se suponía que terminaría así para la familia Devere, tampoco se suponía que el árbol iba a crecer así.

 

Jireh López Jiménez es reportero de Arizona Sonora News, un servicio de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Arizona. Lo puede contactar en jirehl@email.arizona.edu

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *